TODAS LAS MEDIDAS PARA REDUCIR NUESTRAS FACTURAS EN ENERGÍA DURANTE EL CONFINAMIENTO (Y DESPUÉS).

Estando confinados en nuestros hogares consumimos más energía eléctrica y gas natural aumentando el importe de las facturas que nos van a remitir nuestros proveedores. Por el contrario en los negocios cerrados el gasto disminuye, pero con los ingresos bajo mínimos el problema es más grave aún.

Repasemos qué opciones tenemos para gastar menos ahora y, por qué no, también después del confinamiento.

ELECTRICIDAD:

Esta energía es la que sin duda tiene más repercusión tanto en los negocios como en los hogares. La lista de medidas es más amplia. Para PYMES y autónomos serían:

Todos los trámites deberás hacerlos on line, incluso los referentes a la documentación a conseguir. Algunas compañías no tienen disponibles ni siquiera las líneas de atención telefónica. No obstante, todas las empresas y organismos han tratado de poner soluciones y las pruebas que he realizado han resultado positivas.

A estas ayudas exigidas por el gobierno se le suman otras voluntarias que han decidido llevar a cabo algunas comercializadoras para sus usuarios domésticos, como la posibilidad de que este tipo de clientes aplacen el pago de las facturas de los meses de confinamiento. No todas las compañías las han puesto en marcha, sí lo podemos encontrar en dos grandes comercializadoras, las de Naturgy e Iberdrola. Es difícil que esta ayuda nos la puedan ofrecer las pequeñas comercializadoras porque, al contrario de las grandes, que pertenecen al mismo grupo que sus hermanas generadoras y distribuidoras, las pequeñas compran la electricidad y las distribuidoras que se la venden (precísamente las grandes) les van a pasar los cobros puntualmente. En Portugal, por ejemplo, el ejecutivo ha regulado que las comercializadoras puedan aplazar los pagos, medida que permitiría también el aplazamiento de las facturas de las pequeñas comercializadoras en España.

A pesar de esto hemos encontrado algunas ayudas voluntarias entre las pequeñas comercializadoras, como el aplazamiento del pago de Som Energía (que genera parte de su energía) o un descuento del 25% (el equivalente al bono social) durante el confinamiento que aplican Holaluz y Factor Energía.

GAS NATURAL (y otros gases canalizados):

Sobre el gas natural se han tomado varias medidas, por un lado la congelación de la tarifa de último recurso (TUR) y por otro las mismas medidas adoptadas por el gobierno para pymes y autónomos en el caso de la electricidad.

De la misma manera las comercializadoras de electricidad que prestan servicio de gas han tomado las mismas medidas voluntarias del caso eléctrico con sus usuarios de gas.

Con respecto a la prohibición de realizar cortes de suministro durante el Estado de Alarma, no hay que fiarse mucho. Por un lado el gobierno especifica esta prohibición para usuarios “vulnerables” y por otro nadie sabe qué harán las compañías al día siguiente de concluir el confinamiento. Sería bastante desagradable encontrarse con los costes de un alta nueva, especialmente elevados en el caso del gas, tras el confinamiento. Recomiendo hacer uso de las otras medidas a nuestra disposición.

BUTANO Y PROPANO:

El gobierno ha congelado el precio de estos derivados del petróleo hasta septiembre. No sabemos si esto supone un ahorro pero sí al menos una seguridad.

GASOLEOS Y GASOLINA:

A pesar de que hemos podido ver el descenso del precio del crudo más acusado de la historia, con precios incluso en negativo en algunas zonas, el ahorro en el precio de los carburantes que en estos momentos podemos encontrar con respecto a precios anteriores al confinamiento ronda el 10%. Esto es debido a que tan sólo el 27% del precio final del producto corresponde a la materia prima, el resto son gastos de procesamiento, transporte, márgenes comerciales e impuestos.

Algo diferente es el caso del gasóleo de calefacción (gasóleo C), en el que se suman varios factores, que son el fin de la temporada de frio y que tienen un tipo impositivo inferior. El descenso en el precio final puede llegar (según zonas y tipo de compra) hasta el 20%.

Por tanto en la factura de estos combustibles ya tenemos un ahorro casi garantizado durante el confinamiento. Pero, ¿qué podemos hacer para que el ahorro sea mayor e incluso prolongarlo después del Estado de Alarma?

Lo primero sería saber qué pasará con los precios de los carburantes. Si el mercado está saturado de materia prima y sigue bajando, ¿por qué no pensar que los precios finales bajen más?. Bien, aunque nadie sabe el futuro a ciencia cierta, todo apunta a que pueda producirse un pequeño descenso en el precio final en las próximas semanas, pero posteriormente no se prevé que se mantengan los precios actuales de las materias primas, con lo que los precios sólo se mantendrán muy bajos un tiempo para posteriormente aumentar. En estos momentos el petróleo se sigue consumiendo al ritmo del 80% de los niveles pre-covid, algunos estados productores ya han disminuido su producción, China ya está consumiendo, Europa comenzará en unas semanas y, muy importante, habrá un efecto compra por los bajos precios. Por ello todo esto hace pensar en un consumo medio de unos 90.000 barriles de petróleo diarios para el 2020 y en años con este consumo el precio del petróleo no fue el actual, sino superior, por lo que se espera que en los próximos meses el crudo aumente su precio y en los últimos meses del año ese aumento llegará sin duda al precio final.

Por tanto, es interesante aprovechar los próximos meses para compras mayores y garantizar un ahorro para todo el año. Os propongo las siguientes opciones:

Carburantes:

  • Participar en una “compra colectiva”, por ejemplo, con OCU, si bien en estos momentos no tienen ninguna activa puedes obtener información aquí.
  • Negociar con nuestro suministrador una compra anticipada. Nos supondría el desembolso del importe total, pero nos garantiza el precio actual.

Gasóleo C:

  • Participar en una compra colectiva.
  • Participar en una “agrupación de gasoil”. Es una opción un poco diferente, dado que no exite una subasta ni tiene un límite de tiempo. Puedes encontrarla por ejemplo aquí. Las agrupaciones de gasoil se idearon para el suministro de gasóleo de calefacción pero también tenemos la opción de comprar gasóleo A y B en esta agrupación.

No obstante, como siempre he defendido en este blog, si queremos ahorrar y además mejorar el mundo lo mejor es poner medidas de ahorro en nuestro hogar, nuestros negocios y el resto de nuestra vida.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario